Comunicado de Dom José Ornelas